viernes, marzo 24, 2006

La profecía del platónico pesimista



1

Sin pausa, desde el rocío,
una parte de mí viene de raíces
por la tierra, a tu corteza.

…y así, telúrica y ligera en el temblor
la esperanza comparece a canturrear su epitalamio:

-Porque te traigo el cielo en una flor azul.


2

¿De dónde te viene amar y adónde va?


3

...Pero del carbón y del azúcar a tu regazo
habrá mares amarillos: vendrá por ti la Parca mil veces,
ligera, sobre el inescrutable catafalco de la Poesía...

¡Y así te harás eterna en el murmullo de lo Imposible,
y alguna vez, así, tendrás que dar explicaciones a la Felicidad!

4 comentarios:

Ivy dijo...

"Y así te harás eterna en el murmullo de lo Imposible,
y alguna vez, así, tendrás que dar explicaciones a la Felicidad" =)

Indhira dijo...

¿De dónde te viene amar y adónde va? Varias veces ya me he hecho la misma pregunta...

Joel Regalado dijo...

El azul de la flor es el azul de los hospitales de Lorca. El azul y los mares amarillos o el rostro de la parca asechando con viejas celadas.
Y la felicidad, el sueño de prometeo que pretende hacerse eterno en "el murmullo de lo imposible"
Versos de validez epica y mitica, Orlando.
Despues de todo, el amanecer es tan tragico como el propio sueño.

El Peregrino dijo...

Los pétalos azules, la flor: Anya Damirón. Ver http://cuadrosalcuadrado.blogspot.com/