viernes, marzo 03, 2006

Año cero y en curso...

I

¿ACASO
NO ES HORA?

¿NO ES HORA
DE VER LA HORA
EN LOS RELOJES DERRETIDOS?

¿No es hora de los vendavales
sobre la triste orografía del humo y el silencio?

Santo Domingo, año cero y en curso...

II

AQUÍ ME URGEN
PALABRAS ASESINAS

palabras como piedras

polvareda
para los hórridos espejos
de la nada

proyectiles exactos

endiablados vendavales
para pájaros aciagos

apremia convencerme
de que tengo un nuevo nombre

una gestión personal
recién nacida

un destino que asumir
con cara dura

sin el peso de las horas
ya vividas

y

con desdén

por esa muerte
que me falta…

2 comentarios:

Joel Regalado dijo...

"Apremia convencerme de que tengo un nuevo nombre". Sobre todo si se sabe que estamos en "eL añO CERO", con "los relojes derretidos", dando tumbos "sobre la triste orografia del humo y del silencio",cotejando "el peso de las horas ya vividas".

Es la hora. Es la hora... diria la rubia XUXa de brasil meciendo sus nalgas entre inocentes parvulos.
Pero esta es otra hora, la hora cero... en la que tu poema nos acorrala amorosamente entre la espalda y la pared con sus "horridos espejos de la nada".

Aqui no hay salvese quien pueda, aqui es la realidad ineludible puesta sobre el tapete, aqui... las "palabras como piedras", como cabalas en miniatura mostrandonos el peso del destino en las relampagueantes aristas de tus versos.
Puede que Moises al romper las dies primeras tablas que le fueron dadas de los cielos, te halla trasnmitido ese mensaje original que nunca llego al destinatario de su tiempo...si, eso puede ser, acaso en tus versos no ha de morir nunca tal misterio.

Magda dijo...

Antes que nada muchas gracias por tu agradable visita y tu comentario para "¿Por qué Rulfo escribe Pedro Páramo?".

Tu poema es muy bello, aunque tiene tristeza...