lunes, marzo 13, 2006

Detrás de la puerta

Y a veces siento
Que detrás de la puerta

El que no soy

La que no eres

Se abrazan
De una manera extraña

Acaso triste

Salvaje a ratos

Sin relojes

Silenciosamente…

6 comentarios:

alitas fritas, que pena dijo...

me gusta.

Magda dijo...

Sucede que el afecto afecta los sentidos, y a veces nos parece una "manera extraña", pero creo que solo es otra forma de hablar a través de ellos...

Rosa Silverio dijo...

Me encanta este poema.
Todo lo que calla, todo lo que sugiere.

Ro

Joel Regalado dijo...

"El que no soy", "la que no eres", el abrazo triste, extraño o salvaje.
En todo ese silencio la puerta como un telon hermetico esconde toda la funcion, todo el drama que sentimos.

Montirul dijo...

silenciosamente..

1234567ycasillego dijo...

suele pasar...

:)