martes, septiembre 05, 2006

Cerré los ojos

y hacia mí,
sobre el temblor del minutero,
venía tu cuerpo, danzando,
abierto en pétalos y verbos...

4 comentarios:

Heriberto dijo...

sueño bendito porque acabas,
sueño bendito porque eres sueño
y no día
y no sol

Floriella dijo...

Qué dulces imágenes, Orlando.

Oceanida dijo...

Y llegas...

hermoso.

Un abrazo.

ANA TEREZA dijo...

Y vive y muere lentamente en cuestion de segundos....viene, vive y muere!

Hermoso!!

ANA T