martes, febrero 14, 2006

No escriba poemas de amor

Hace ya muchos años, Rainer Maria Rilke le advertía en sus cartas al joven poeta Franz Xaber Kappus lo siguiente: Mi muy estimado señor: ...No escriba poemas de amor. Se ha de tener presente, sin embargo, que no hay que tomarse muy en serio las recomendaciones de un poeta. El mismo Rilke, contraviniendo sus propias palabras, escribió centenas de poemas de amor.

Escribió:

y hay un lugar en mí que está vacío
para todo lo tuyo que no sé.

Escribió:

A todo aquello que a través de mi infancia
sin nombre aún refulge, como el agua,
le voy a dar tu nombre en el altar
que está encendido de tu pelo
y coronado, leve, como tus pechos.

Escribió:

Tú, ¿qué tendrías que decirme
y qué importancia tienes para mi alma
cuando se inclina tu mirada
ante lo no expresado y próximo?

Escribió:

¿Cómo he de sujetar el alma, para
que no roce la tuya? ¿Cómo alzarla
por encima de ti, hacia otras cosas?

Escribió:

Apágame los ojos: puedo verte;
ciérrame los oídos, puedo oírte;
y aun sin pies puedo andar para alcanzarte,
y aun sin boca puedo conjurarte.
Ampútame los brazos, y te agarro
con este corazón, como con una mano;
detén mi corazón, y latirá el cerebro,
y si lanzas el fuego a mi cerebro
te llevaré sobre mi sangre.

Y escribió y escribió y escribió, mientras Kappus leía y leía y leía cartas y cartas y cartas pasivamente.

4 comentarios:

frank dijo...

Me recuerda a W H Auden que escribió un texto en prosa larguísimo preguntándose si era posible escribir un poema de amor sin caer en los cliches, la cursilería y el lirismo adolescente. Creo que quizás lo que Rilke intuía con sus cartas era que los poemas no son meras catarsis y que devienen de un compromiso continuo y fuerte con la literatura. No sé. Estoy delirando, frente a la pantalla... y no puedo terminar un poema de amor.

Athenea dijo...

Los poemas de amor, prohibidos pero imposibles de detenerles, Neruda solía decir que las palabras gateaban silenciosas entre sus dedos hasta gritarles que las montase en el vehículo de la tinta para aterrizar en el papel.

Los poemas de amor, son eso, un grito silencioso que se muere por ser ecuchado.

El Peregrino dijo...

A Fran: ...Sin embargo, lo terminaste. Y qué hermosa es la criatura.

Ivonne dijo...

Poemas de Amor.. Hmm...