miércoles, agosto 02, 2006

Balance de las horas

De la luz apenas
tengo fragmentos
migajas de memoria
esquirlas de tiempo
versos disueltos en el aire

Y me sobran
soledades
esquinas de barrio
esperanzas que aún esperan

Me debe
tantas promesas
tantos amores invisibles
tanta ruina esta ciudad…

15 comentarios:

Floriella dijo...

A veces en esas promesas incumplidas se nos va mucho del aire que necesitamos para respirar...
¡Me encantó!

Indhira dijo...

La vid se nos va en ocasiones en esperas crueles e inútiles, tan crueles e inútiles como el tiempo mismo.

Heriberto dijo...

El necesario recuento de los haberes , de los daños; ...
aunque pensándolo bien no estoy muy seguro cuanto hay de necesidad y cuanto de masoquismo.
A veces creo que no saber duele menos.

Athenea dijo...

Te debe muchas horas frente paginas en blanco haciendolas parir versos para ella.

Muy hermoso

Rosa Silverio dijo...

Me gustó mucho, Orlando. Así se escribe.

Qué bueno poder asociar tu nombre a una imagen. Un gusto verte.

Saluditos de fin de semana,

Ro

Oceanida dijo...

Yo tengo la misma sensacion cuando pienso en Madrid, esa ciudad me debe mucho, son gigantescas casas en las que ( yo ) hemos habitado y dejado la vida en cada esquina, en cada vista...

Bellas letras.
Un abrazo.

Ninoska Mermoud dijo...

La Gloria Trevi puede venir con su voz quebrada a gritar sus años idos, los daños en la memoria de la amante fatal.

Mr Bush, (Georgito para los hispanos), puede leer las escaramuzas que le escriben los asesores y presentar inventario falso de sus vagabunderías al mando de la casa blanca, siempre con su vocecita cínica y malévola.

Walter Mercado pondría los astros en perspectiva al mostrar la balanza como imagen premonitoria y aflautando su voz a fin de darle mayor peso a sus falacias.

Y puede venir un desconocido isleño, de nombre Peregrino, con gafas negras y media sonrisa desenfadada a testimoniar sobre los días y las horas, a desenpolvar "esquirlas de tiempo" y dejar constancia de lo que le debe esa ciudad tercermundista tan feliz y dolorosa, tan esperanzadora y cruel a la misma vez.
Al final, lo que sobra es tiempo, esperanzas, soledades. Quedan pendiente promesas, amores invisibles.

Moraleja:
Mientras otros callan, ciertos poetas y trovadores declaran sencillamente: hágase la luz, y luego entre "versos disueltos en el aire", así sucede.

1234567ycasillego dijo...

Hola, que tal peregrino :), si si, por fin ya el peregrino tiene rostro publico. y como siempre un gusto leer tus escritos.

sabri

Ivy dijo...

Si, al fin te conocemos =P o te volvemos a conocer...

El Peregrino dijo...

Querida Aida Ivonne Moquete Pérez, alias Ivy, ¡no seas tan charlatana (perdón, quise decir preciosa)...!

Atodas y todos, gracias por su peregrinaje y los comentarios...

Orlando Muñoz

Ivy dijo...

Ay dio profe.. no me diga Aida =(
Y no es Charlataneria, pero tenia tiempo sin verlo =P Ah! y no es necesario agradecer, siempre es un placer leerle =)

Ninoska Mermoud dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
El Peregrino dijo...

Está bien, Aida, no te vuelvo a decir Aida... perdón, quise decir Ivonne. Besos para ti.

ANA TEREZA dijo...

jajajajjaja Ivy Aida!.....ya! a lo que venia.....como siempre muy lindo todo lo que escribes!....dos dias sin pasar por aqui....y parece una eternidad....

Saludos,

Ana T

Francisco Ortiz dijo...

En la sencillez se descubre a veces la falta, la agonía de pedir en voz baja. Un buen poema.