lunes, junio 26, 2006

Poema con espinas


soñaba
laberintos

las calles
más angostas
más astutos los niños

soñaba poemas

y
yo
estaba
atrapado
en el diccionario
buscándolos
perdiéndome sin causa
con-
sumiéndome allí
donde
yo
no acababa de nacer
o
daba vueltas
yo
insensato
sobre la palma de mi mano
o
yo
daba
vinagre
a las palomas
o
yo
ciego y sordo
me cardaba la cabeza con los pies

historia de locos
soñaba

luego
un dedo
me mira
o está llorando

no sé

luego llueve
o la luna
me saca la lengua
o algún ruiseñor
entona
el himno nacional

no sé

el ánimo
se viste de musa
y
canta

contra
la muerte
contra
la línea recta
vuelve
a levantarse
conmigo

giro
a la izquierda
ladro
salto
escribo

abajo
arriba
todos obraban abismos

entonces
todos eran
yo
y era
siempre gris
el cielo en las pupilas

imágenes absurdas

la
esperanza
por ejemplo
totalmente muerta
y estaba
en el piso
con sus ocho patas verdes para arriba

y el amor se arrastraba con ella
o andaba vestido
y desarmado
a pleno sol

pero
no digo esto
por apartar una cruz
no es que quiera
edificar
un matadero

no es que joda
no

ni encumbro al ave
de mal agüero
ni tampoco respaldo con esto
lo que a otro dicta la sombra

apenas
le abro escotillones
al mito de la verdad

a penas
enuncio
un torrente
y
me hago
preguntas

desconcertado

¿hay
algún hilo
alguna ariadna?

conste que
quisiera ser optimista
pero
¿qué
bandidos
qué
funcionarios
qué
serpientes me acechan
al final de cada manzana?

el caso
es que
hay un país
en el mundo
pataleando
en un estanque
de aguardiente

la
voluntad
de poder
quedó atrapada
en el espejo

alguien sigue
soñando
que la máximogómez
se sigue entaponando
con las mil y una
madres
pedigüeñas
ante el redivivo cadáver
del más grande
y trapacero
cortesano de la república

y
en pleno
contoneo
de las nalgas
la hiel
de las bachatas
sigue dando
forma
y
fondo
al vecindario

todas
las emisoras
se ponen
de acuerdo
para que
votemos el golpe
y la memoria

y
es
así
como
la sustancia
nos circunda
por todas partes

entre
romo
y sol
y golpes
de barriga

entre
humo
y luna
y golpes
de vagina

con
esos
gigantescos
altavoces
que difunden
el logos

con
esos
diarios
que aturden a la gente
y luego
engrosan
enormes
vertederos

aquí
deliran
setenta
y siete poetas
con mi nombre

y
antes
de que
se disuelva
la luna
en el cielo

antes
de que en luz
el sol imponga
su volumen
y calcine
la pálida
memoria

quisieran tener
algo más qué decir

pero
nietzsche
y juanbobo
han muerto
y
dios
desde entonces
no ha vuelto a
tomar la palabra

ah
si la poesía
sirviera para sobrevivir
en la ciudad
para tomar autobuses
y refrescos…

9 comentarios:

Athenea dijo...

Hermoso, pero que espinas que dejan un sabor tan dulce al herir, como todas tus letras.

Montirul dijo...

juanbobo..

Joel Regalado dijo...

En esta historia de juanbobos, no sabemos donde encajar a Pedro Animal. Talvez en lo de no saber que una espina es una espina, y que los poetas no son quijotes, sino brújulas para arrojar luz en cada punto de los cuatro cardinales.

Se nace con esa espinita clavada, y se trata vanamente de extirparla, mientras cortesanos, agoreros, meretrices, lisonjeros, mercantiles del arte, bufones, eunucos, sátrapas y demás aves de rapiña pasan indiferentes frente a todos, blandiendo con descaro la guadaña de lo risible y lo inhumano.

Ah! Si el poema pudiera ser más que un ornamento en un simple pedazo de papel o en una página web, y que la letra muerta pudiese ser tridente que repare la ignominia de 500 años.

Y ahora quien podrá defendernos? Gritamos impotentes, todos. Talvez otro Jack Veneno con su barba de jesucristo mulato, ganándole a los más grandes, a los más fuertes y a los cobardes, y desenmascarando a los heroes de pacotilla de la revolución sin sangre.

Indhira dijo...

Entre bachata, juanbobos, regueton, falsos coministas habemos algunos que aún soñamos con aplicarle la polémica, al igual que Jack Veneno a un par de bandidos, ladrones,....perdon...quise decir funcionarios, diputados, senadores, pero nuestros sueños sólo se hacen realidad en mundos paralelos que creamos a través de la poesía.

Será que nuestra compasión por los hombres nos matara al igual que a Nietzsche?

Rosa Silverio dijo...

Orlando:

Magistral.
Empecé a leer el poema con curiosidad y no pude despegar la vista hasta que no terminé. Me atrapó de principio a fin, me conmovió, me hizo reír, me hizo preguntarme cosas, me hizo recordar...

Esa es la magia de la poesía y el logro del poeta: cautivar al lector y hacerlo sentir cosas, hacerlo sentir que ha descubierto el paraíso (o el infierno) a tu lado.

Enhorabuena.

"ah
si la poesía
sirviera para sobrevivir
en la ciudad
para tomar autobuses
y refrescos…"

Ivy dijo...

jejejje, extrañaba ese ritmo..

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»

Anónimo dijo...

I love your website. It has a lot of great pictures and is very informative.
»