sábado, abril 08, 2006

Para la sed y los besos

Que resbala
que retoza

el agua

abismos besa
soledades sin nombre

ánima blanda
que canta

felices
los pezones
el vientre

–temblor–

que resbala
–el agua–

que retoza
se queda y pasa
–el agua–

semen
para la tierra prometida

vino y sangre
para las venas del tiempo

que retoza y canta
resbala

el agua
seducida
por el cuerpo

–traviesa–

besos de nube
el agua

–temblor–

que resbala
que retoza

efímera y sorda
enamorada el agua...

3 comentarios:

Joel Regalado dijo...

Este, según mi opinión y gusto personal, es uno de tus mejores poemas, Orlando.

Aquí el onirismo encadenado, que salpica entre imágenes que vienen y se desvanecen y luego reaparecen como duendecillos que azuzan con florecillas de abracadabra y lengüitas de fuego multicolores.

Aquí el agua, la sed, el sexo, el deseo, la desnudez, las ansias se vuelven sinonimia y forman cadenitas multi-estereo-fónicas en cada verso.

Ivy dijo...

Wow

Indhira dijo...

Lo leo una y otra vez y no me canso de hacerlo. Bellísimo!!