lunes, julio 21, 2008

Del parque cayendo la tarde

la ausencia de todos pasa
la tuya no

podrías hoy morirte o danzar entre las flores
nada cambiaría
en el banco de parque en que no estás

ninguna palabra podría
darle al poema la belleza que le niegas

la tarde pasa

ya la noche sobreviene
sin pausa

y la luna será
otra vez
ese triste silencio numinoso
redondo
sin tu nombre

4 comentarios:

Vanessa Ricart dijo...

Wao!! Hermoso!

Xenia dijo...

Siempre serà un privilegio leerle profesor,pues los magos de la palabra no abundan;raras veces nos visitan, de siglo en siglo, de su universo paralelo para deleitarnos con lìneas tan hermosas.

Gracias.

Montirul dijo...

:(

El Peregrino dijo...

Gracias Vanessa, Xenia y Anya por la visita, por los comentarios...