domingo, octubre 22, 2006

Cul de sac

Vienes. Te vas. Vuelves.
La vida es abrir y cerrar círculos.

La historia se hace caminando.

Y corriendo. Saltando.
Invocando sortilegios. Dioses de barro.
Retando demonios de humo y de sol.

Ven y vete. Las tuyas son anécdotas para el olvido.
Y estás aquí, pero no. Y si te vas,
será porque todavía no acabas de llegar.

Callejones sin salida, tu pasaje.
La luz es una vela frente al viento.
Y el amor, sexo barato, flor imposible.

El destino se construye sin un plan.
Habitando la sombra. El silencio.
Durmiendo con un ojo abierto.
Con un pie fuera de la cama.
Soñando arañas o serpientes.
O acunando una esperanza desesperada.

¿Te llamas Jacques, Jean, Pierre?

Te llamas Nadie. Te llamas máscara.
Y espejo.

7 comentarios:

Ivy dijo...

Deja vu... Pero igualmente de bello, da lo mismo que lo diga porque siempre sera lo mismo...

Clarice Baricco dijo...

Me llamo espejo y estoy llena de humo.

Bellas tus letras.

1234567ycasillego dijo...

Estas palabras tienen
cuerpo bajo la ropa
piernas, uñas, sudor,
vientre, mocos, colmillos,
manos que no acarician,
Dedos que no se tocan.

:)

Montirul dijo...

guao..

Anónimo dijo...

Muy hermoso...

saludos


y

1234567ycasillego dijo...

jaajja siiii y nos esta esperando noche hermosa!! junto a sabina!

yo voy el 22 y tu?

Patricia Báez dijo...

Me has dejado con algo suspendido que corre al ras por la cordillera de mis senos y desciende un poco, justo antes del ombligo, para acunarse sin que pueda -si quiera- darle un estúpido nombre.

Genial, Peregrino.